Distribuciones rolling release, semirolling release, LTS,…

Hay muchas distribuciones de Linux entre las que elegir, Ubuntu, Arch, Debian, Mageia,… Una de las cuestiones intetesantes a la hora de elegir una distribución es la forma en la que van lanzando sus sucesivas versiones. Así nos podemos encontrar:
Liberación continua o rolling-release.
Liberación semi continua o semirolling-release.
Liberación fija.

Tomemos como ejemplo Ubuntu. Ubuntu lanza una nueva versión cada 6 meses. Pero… ¿esto que significa?

Cada versión de Ubuntu toma una serie de programas, como pueden ser LibreOffice y Gimp, y los adaptan para que se instalen usando su sistema de paquetes. En el caso de Ubuntu, los instaladores tienen la extensión “.deb”, para Red Hat la extensión es “.rpm”,… La cuestión es que si a la hora de hacer el paquete para LibreOffice éste está en su versión 5, Ubuntu creará un paquete para la versión 5. Si mañana apareciera la versión 6 de LibreOffice, los usuarios de Ubuntu se tendrían que esperar a la siguiente versión de Ubuntu (sale una nueva versión de Ubuntu cada 6 meses) para poder instalar LibreOffice 6 desde los repositorios de Ubuntu.

Pero… Ubuntu nos está intentando instalar actualizaciones cada poco tiempo pero yo sigo con la misma versión de LibreOffice que el primer día. No exactamente. El software no es perfecto y hay que hacer pequeñas correcciones para eliminar fallos de seguridad, funcionamientos erróneos, muchos de estos fallos son fallos menores que se suelen corregir de forma ágil desde la propia comunidad de Ubuntu. ¡Mucho antes de que se corrijan en el propio proyecto del que procede el software!

En ocasiones son las propias comunidades, que mantienen las distribuciones, las que envían los parches a LibreOffice u otros proyectos para que en la siguiente versión de Ubuntu el fallo ya se encuentre corregido. A esto lo denominan “Enviar los parches río arriba”.

Otras veces el fallo es corregido por los proyectos de software, y las distribuciones agregan esos cambios. Pero una vez que se ha puesto una versión de un programa, las distribuciones no actualizan la versión si aparecen nuevas versiones del programa. Esto se debe a que unos programas dependen de versiones concretas de otros para funcionar correctamente. Antes de actualizar la versión de un programa, hay que verificar si funciona con las versiones de los programas de los que depende.

Las distribuciones antes de lanzar una nueva versión deben verificar que todos los programas funcionan correctamente y sus dependencias tienen las versiones correctas. Esta es una tarea que consume muchos recursos, por lo que no es de extrañar que las versiones nuevas de las distribuciones a veces no incluyen las últimas versiones de los programas. Incluso el lanzamiento de una nueva versión de una distribución puede demorarse por esta causa.

Si no se verifican las versiones de las dependencias de los programas y no corrigen los fallos, las distribuciones se mostrarán inestables generando fallos y haciendo sufrir a sus usuarios.

De ahí nacen las LTS, Long Time Support. En una LTS ya tienes las dependencias probadas y verificadas, sólo hay que ir corrigiendo fallos de seguridad y pequeñas disfunciones para ofrecer al usuario una distribución segura y estable. Este soporte se ofrece durante varios años. Esto es ideal para usar en servidores. Pero para usuarios deseosos de novedades, se encontrarán que si se instaló el LibreOffice 4 el primer día después de 5 años seguirán con el LibreOffice 4. Se tendrá una distribución muy estable a costa de perder las novedades que vayan apareciendo. Como se puede ver en la siguiente captura de la ventana de actualizaciones de una Ubuntu 14.04 (LibreOffice ya anda por la versión 5):

Esto es así en la LTS de Ubuntu, salvo en algunos programas que, por seguridad, sí son actualizados a su última versión disponible. Firefox en Ubuntu es un ejemplo de ello. Si os fijáis en la versión de Firefox en Ubuntu, siempre lo tendréis actualizado a su versión más reciente:

Las LTS y el ciclo de distribución mediante versiones de Ubuntu hace que los usuarios se pierdan las novedades que traen las aplicaciones. Hay otro concepto a la hora de liberar distribuciones, el rolling-release o liberación continua. En una distribución rolling-release las aplicaciones siempre están en su última versión disponible. Cada vez que nos salga un aviso de que hay actualizaciones, estas se refieren a las últimas versiones de los programas disponibles y no sólo las actualizaciones de seguridad.

El problema de las distribuciones rolling-release es que los usuarios de una actualización, hasta la siguiente actualización, pueden sufrir de inestabilidades y fallos. En mi experiencia personal, usando Manjaro, me he encontrado que la distribución es bastante estable, pero he sufrido fallos puntuales en VirtualBox que hacían bajar mucho el rendimiento. Después de unas cuantas actualizaciones, los fallos desaparecieron.

En la siguiente captura se pueden ver los cambios de versiones que se van produciendo al actualizar una Manjaro:

Existe una solución intermedia, el semirolling-release. En este caso hay un núcleo de aplicaciones que no se actualizan y sólo reciben actualizaciones de seguridad, de la misma manera que funciona Ubuntu. El resto de aplicaciones funcionan usando un rolling-release, estando siempre en la versión más actualizada. Así nos aseguramos de que la parte más básica del sistema siempre funciona y que se va a poder disfrutar de versiones actualizadas de los programas de oficina.

Hay que hacer una última aclaración. Imagina que te compras un ordenador de última generación y le instalas la versión LTS de Ubuntu de hace 4 años. Te puedes encontrar varias situaciones:
– Puede que todo funcione correctamente.
– Puede que casi todo funcione correctamente. Por ejemplo, que el bluetooth no te funcione o que el ordenador se cuelgue de forma aleatoria.
– Que el sistema no funcione.
Las dos últimas situaciones se deben al soporte de hardware. Si tu ordenador es muy nuevo puede suceder, que la distribución de hace 4 años, aunque sea LTS, no soporte algún dispositivo de tu ordenador. Incluso me ha sucedido que aunque si se instala una distribución rolling-release de última hornada, no se soporte algo o directamente el instalador no funcione. Después de un par de actualizaciones, se puede comprobar que el soporte de hardware va mejorando y el ordenador sufre menos cuelgues o desaparecen.

También me ha sucedido tener un ordenador un poco antiguo y preferir instalar una LTS antigua por rendimiento. El software nuevo suele requerir más RAM, más CPU o más disco duro para funcionar. Las nuevas versiones pueden que funcionen más despacio en tu viejo ordenador. Instalarle una distribución LTS va a asegurar que el rendimiento del equipo va a ser el mismo durante varios años.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Software. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Distribuciones rolling release, semirolling release, LTS,…

  1. Pingback: Distribuciones rolling release, semirolling release, LTS,… | PlanetaLibre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s